Contáctanos (55) 41 71 14 33

Home » Socios » Propiedades del Aloe vera » Gel de Aloe Vera (Sábila)

Gel de Aloe Vera (Sábila)

12I N F O R M A C I Ó N

Del género Aloe, la sábila es la más importante debido a su utilidad en la industria farmacéutica, alimentaria y cosmética. La sábila es una planta originaria de Arabia y del noreste de África. Su nombre común sábila, procede de la voz árabe “sabaira” que significa “amargo” y el género científico “Aloe” proviene de otra palabra árabe “Alloeh” que significa “sustancia brillante amargosa” (Secretaria de Desarrollo Social, 2005); su nombre científico es Aloe barbadensis Miller, pertenece a la familia de las Liliáceas es también conocida como “Aloe vera”,  “zábila”, “sábila”, “Aloe”, “sábira” (Rodríguez, 1992).

La hoja del Aloe posee dos componentes mayoritarios, la parte exterior verde denominada parénquima y el gel incoloro que se encuentra en su interior. La descripción de este gel ha causado gran confusión, debido a los diferentes términos que son utilizados de manera  indistinta tales como pulpa inerte, mucílago, gel mucilaginoso o gel inerte. Técnicamente, el término “pulpa” o “tejido de la parénquima” hacen referencia a la parte inerte de la hoja que incluye paredes celulares y organelos de la parénquima, mientras que “gel” o “mucílago” se refiere al líquido viscoso transparente sin células de la parénquima presentes.

Tanto el gel  como la parénquima poseen una composición química distinta
pero se caracterizan en que sus principales componentes son carbohidratos además de que ambas estructuras poseen un alto contenido de humedad, el gel está constituido principalmente por cadenas de acetilmanosa mientras que las paredes celulares de la parénquima son ricas en ácido galacturónico (Hamman, 2008; Rennie, et al., 1998; Rennie et al., 1999; Reynolds & Dweck, 1999).

La pulpa del Aloe vera tiene aproximadamente un 98.5% de humedad mientras que el mucílago o gel posee un 99.5% de humedad, el remanente (0.5%) del material sólido consiste de vitaminas liposolubles e hidrosolubles, minerales, enzimas, polisacáridos, componentes fenólicos y ácidos orgánicos (Eshun et al., 2008).

Los principales componentes encontrados en el gel, son glicoproteínas, antraquinonas, polisacáridos y sustancias de bajo peso molecular (Choi y Chung, 2003; Reynolds, 2004; Reynolds y Dweck, 1999). Las glicoproteínas son moléculas compuestas por una proteína unida a uno o varios hidratos de carbono, simples o compuestos. Tienen entre otras funciones el reconocimiento celular cuando están presentes en la superficie de las membranas plasmáticas (Badui, 1996).   Choi et al. (2001) las reportan como un activo biológico auxiliar en la cicatrización de quemaduras y un estimulante en la proliferación de las células. Yagi et al. (2003) reportaron que las glicoproteínas aisladas del gel de Aloe vera presentaron efectos contra el crecimiento de tumores y úlceras en seres humanos así como en el aumento de la proliferación de las células de la dermis de la piel.

Las principales antraquinonas presentes en el Aloe vera son la aloína, Aloe-emodina, barbaloína y la emodína (Choi & Chung, 2003; Reynolds, 2004;aloe-vera-piel-19273 Reynolds & Dweck, 1999), a éstas se les ha atribuido propiedades  antiinflamatorias, antiprotozoarias y antioxidantes así como una acción laxante  (Gressnar, 1991). Aunque se les han sido adjudicados otros efectos (actividad antimutagénica, antigenotóxico y la capacidad de evitar el crecimiento y la proliferación de tumores) no se han establecido los mecanismos por los cuales se llevan a cabo estas reacciones en el organismo (Ni, et al., 2004; Choi & Chung, 2003).

El Aloe vera posee componentes de bajo peso molecular tales como Aloesina, β- sitosterol, ácido araquidónico, lignina, etc. A éstos, se les ha atribuido el efecto antiinflamatorio en heridas (Davis et al., 1994), el incremento en la proliferación de las células de la piel (Choi y Chung, 2003) y la rápida recuperación de quemaduras provocadas por rayos UV (Lee et al., 1999).

También la sábila es una rica fuente de carbohidratos entre los que el acemanano y la manosa-6-fosfato son los de mayor presencia. Grey et al. (1991) reportaron que la unión de la manosa-6-fosfato con las proteínas produce un incremento en los efectos de cicatrización de quemaduras en la piel. A la acetilmanosa (acemanano) le ha sido atribuida actividades inmunomodulatorias y antitumorales así como la estimulación del sistema inmune (Hamman, 2008; Ramachandra & Srinivasa, 2008; Femenia et al., 2003; Femenia et al., 1999; Choi & Chung, 2003).

Muchos de los efectos antiinflamatorios, de cicatrización, antibacterial y antiviral que poseen los extractos de Aloe vera han sido atribuidos a los polisacáridos, sin embargo, su actividad biológica ha sido reportada como una asignación sinérgica de sus principales componentes, es por eso que la conservación de sus componentes durante el procesamiento del gel es de vital importancia para preservar su actividad biológica y por lo tanto sus efectos terapéuticos.

Los productos derivados de la sábila involucran algún tipo de procesamiento por ejemplo calentamiento, deshidratación, entre otros. Este procesamiento puede causar modificaciones irreversibles a los componentes del Aloe especialmente en los polisacáridos afectando su estructura original lo cual, puede promover cambios importantes en las propiedades farmacológicas y terapéuticas que brindan estos constituyentes (Ramachandra & Srinivasa, 2008; He et al., 2005; Femenia et al., 2003).

Aloe_Vera_planta_skuren_halsa_norra_cypernEl gel también tiene aplicaciones en la industria de la perfumería, donde es usado como base en la preparación de cremas, lociones, jabones, shampoo y limpiadores faciales (Ramachandra & Srinivasa, 2008; He et al., 2005).  Desafortunadamente, debido al método de procesamiento de la hoja, muchos de los productos derivados de la sábila no llegan a poseer ingredientes activos. Aunque los productos deshidratados o concentrados son menos voluminosos, de fácil manejo y poseen menor susceptibilidad al daño por largos periodos de almacenamiento, no todos conservan su calidad bioquímica, ya que esta depende del grado de termodegradación sufrida debido al método de procesamiento al que fue sometido (Ramachandra et al., 2008; He et al.,2005; Miranda et al., 2009).

Con base en todo lo mencionado, para que se brinde una terapia efectiva mediante el uso del gel de Sábila se debe consumir principalmente con el mínimo de procesamiento durante su obtención. Puede recomendarse para un uso cutáneo o ingerido, de acuerdo a la patología a tratar:

Uso cutáneo se aplica sobre la herida o cicatriz a tratar de 2 a 3 veces al día.

En padecimientos del sistema digestivo se recomienda la ingesta de 30 mL diarios en ayunas, como auxiliar en el tratamiento de la Diabetes, el consumo de una dosis de 30 mL por la mañana y por la noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *